Close
Un poco de historia

Corría el año 2000 cuando un grupo de irreductibles del turno de noche de una importante empresa de comunicación decidió emprender una aventura editorial sin otro capital que el de sus manos y su esfuerzo. El parto fue relativamente suave, pero era un amago. La idea inicial de lanzar un sello de literatura independiente se fue desvaneciendo, ante el terror de los números y el triste panorama del sector de la distribución.

Fue así como Parangona se convirtió en una empresa de servicios editoriales, y descubrimos un mundo igual o más satisfactorio que el primero (o complementario). Iván Brell, que al principio era un fotolito y luego se hizo humano, dirigiría la preproducción y producción (le viene de familia), y Raimundo Lastras (que como Iván también viene del fotolito, pero al contrario que aquel, Rai ha renegado de sus orígenes) desarrollaría y coordinaría contenidos.

Y aquí estamos, al cabo de diez duros y largos años, rodeados de un fantástico equipo y trabajando para algunos de los sellos más importantes de España (y muchas casas menos conocidas pero igual de importantes para nosotros).

blog post image